EMPLAZAMIENTO:
C/ ENRIC FARRENY (“ARBORETUM”) – LLEIDA
ARQUITECTO:
Julio Mejón Artigas
ARQUITECTO TÉCNICO:
Pedro Argilés Palomo, Jordi Freixa Castaño
PROMOTOR:
PARQUE CIENTÍFICO Y AGROALIMENTARIO DE LLEIDA
CONTRATISTA:
BENITO ARNÓ E HIJOS, SA
AÑO PROYECTO EJECUTIVO:
2008
AÑO FINAL OBRA:
2010


Ubicado en una zona de expansión de la ciudad de Lleida, se trata de un edificio de unos 450 m2 construidos, centro de entrada de un parque de árboles (“arboretum”) de 8 hectáreas, con finalidades principalmente lúdico-didácticas, laborales y también turísticas.
En él se pretende tomar conciencia sobre la necesidad de respetar nuestro entorno al mismo tiempo que mostrar su diversidad.
Teniendo en cuenta la temática del parque, trabajamos con la idea de construir con madera, pero en este caso texturizada en el hormigón. Para ello ejecutamos un encofrado de madera de pino dispuesta en vertical, de diversas anchuras y grosores, dando un aspecto nada uniforme como correspondería a un bosque, rindiendo un modesto homenaje a las arquitecturas de Raili y Reima Pietilä.
La composición del edificio busca la abstracción, creando un volumen – contenedor que en su interior aloja programas funcionales diversos, oficinas-laboratorios, aseos públicos, espacio de audiovisual, almacén utensilios, cultivo plantas, zona de limpieza y transformador eléctrico. Intentamos utilizar materiales naturales y con un buen envejecimiento: madera, hormigón y acero galvanizado y cristal.
Un umbráculo ejecutado con madera torrefacta nos acoge con su sombra, y recibe al visitante. Desde ahí entramos al parque, una entrada aparte da servicio a las oficinas, orientadas al norte y pertenecientes al personal del parque y, en la orientación sur, protegido por un porche nos encontramos con el área didáctica y los aseos.
El programa del edificio se desarrolla a partir de un pasillo central en el que se transparentan las oficinas situadas al norte e iluminan a este, y en frente un laboratorio , espacio didáctico y espacio de cultivo de semillas. En los testeros se sitúa en uno el transformador del parque y zona de limpieza y en el otro los servicios que son compartidos por todos. Estructuralmente el edificio está formado por una retícula de hormigón y pilares metálicos, modulada a 6 metros a eje, la cual nos permite hacer subdivisiones de 3 metros para distribuir los diferentes despachos, una ventana corrida al norte (oficinas) surge como producto del voladizo que se ha creado al retrasar la estructura metálica en esa fachada.
Los materiales utilizados son hormigón con acabado de veladura negra, carpintería de acero galvanizado tanto exteriormente como interiormente, puertas de madera de virutas orientadas “Triply” y pavimento de hormigón pulido en seco.